Con la camiseta bien puesta (Wearing my values)

(scroll down for English translation)

En mi proceso de ser una mejor mamá y aprendiendo a educar con amor incondicional a mi hijo, he adquirido ciertas herramientas. Una de las cuales es el entender la importancia de aplicar las 3Cs– constancia, consistencia y congruencia – en todo lo referente a mi hijo. También, he descubierto que esto lo puedo  llevar a todas mis relaciones, particularmente la que llevo conmigo misma. Toda relación humana implica un esfuerzo constante.

superwomanPero bueno una cosa es hablar de las 3Cs y otra muy diferente llevarlas a la practica en mi diario vivir, y especialmente como feminista en un mundo patriarcal. Y por favor, con feminismo no estoy hablando de odio al hombre, en lo absoluto, tengo un marido al que amo y un hijo varón al que adoro! Hablo de la convicción de que hombres y mujeres tenemos derechos a las mismas oportunidades. No obstante, ayer por un momento pensé que mi vida era más facil antes de comprometerme como feminist. Sin embargo, no puedo simplemente cerrar mis ojos y darle la espalda a mi compromiso, fingir lo que no soy y participar conscientemente en el patriarcado! Simplemente no puedo, ya desperté y no hay marcha atrás, o tal vez haya pero no me haría felíz. Verdaderamente creo que hombres y mujeres merecemos tener los mismo derechos y oportunidades en todo momento y a todos los niveles.

OK, entonces, el punto es, ¿cómo ser leal conmigo misma? y ¿como vivir mi feminsmo dia a dia? Porque no puedo ser femista en mi trabajo, luchar por la equidad y llegando a casa, quitarme la camiseta y dejar esos valores en la puerta. De hacerlo le estaría dando a mi hijo un ejemplo contradictorio sobre la lucha de género, de equidad y del verdadero feminismo. Tiendo a jugar el papel de la “mujer perfecta” donde trabajo, soy ama de casa y una mamá disponible las 24 horas. Y por supuesto esto no funciona y agota física y emocionalmente. Cabe añadir que definitivamente no esta dando el ejemplo de equidad que yo aspiro para mi pequeño. ¡Así que la camiseta la llevo puesta todo el tiempo! De esta manera, al final del día cuando veo a mi pequeño hijo de 4 años ser testigo de como día a día trato de mantener mi camiseta puesta, me siento orgullosa pues desde su privilegiado mundo tendrá la oportunidad de cambiar este sistema patriarcal desde  adentro, aportando con su ejemplo de vida a una mejor sociedad.

Y a tí, ¿te es fácil llevar la camiseta puesta?

******

In my process of trying to be a better mom and learning how to parent with unconditional love, I have obtained some tools and skills. For instance, I have learned to use the 3 C’s—constancy, consistency and congruency—with my son. Recently, I discovered that the 3 C’s can be applied to all my relationships, including my relationship with myself.  After all, all relationships require hard work on a daily basis.

But it’s one thing to talk about these 3 C’s and another very different thing to use them in daily life, especially as a feminist living in a patriarchal world. Please, do not misunderstand me. I am not talking about hating men, not at all. I have a husband that I love and a son that I adore. What I am talking about is my conviction that men and women should have equal opportunities.

Nevertheless, I had a moment yesterday when I realized that in some ways my life was easier before feminism became such a key part of who I am.  Of course, I can’t just close my eyes and betray myself by deliberately going along with the patriarchy. I just can’t. My eyes have been opened! I could go back to my old self, but I would never be happy. I truly believe that men and women deserve the same rights and opportunities—all the time, in all ways.

OK then, my question is how can I be loyal to myself and live as a true feminist every day? I can’t be fighting for equality at work, and then go home and leave those values at the door. I don’t want to mislead my son about what equality in a relationship looks like. I tend to take on the role of super woman, trying to work, and take care of the house, and be there for my son 24 hours a day. Of course that doesn’t work, and I exhaust myself physically and emotionally. Clearly that is not giving my son the example of equality that I aspire to.

So I am re-committing to living out my feminist values 24/7! And at the end of the day when I see our 4-year-old observing me as I figure this out, I feel proud. Because from his privileged world, he will have the opportunity to change this patriarchal system from within. My example at home will provide him with skills to make a better society.

Now tell me, are you living your values 24/7? How is it working for you?

3 thoughts on “Con la camiseta bien puesta (Wearing my values)”

  1. Muy valiente vivir con la camiseta bien puesta.En mi caso,la lucha a sido,conmigo en primer término;no puedo pedir aquello que no tengo. Las tres C, son la guía que me permite vivir en armonía con los seres que amo.
    Gracias por compartir

Comments are closed.