Nosotros el pueblo (We the people)

Los Estados Unidos han sido mi hogar por los últimos 14 años. Es el país de mi hijo, el lugar que me dió la oportunidad de reinventarme, de iniciar una nueva etapa en mi vida, de ser madre, de desarrollarme profesionalmente. Este país me recibió con los brazos abiertos y cada día me da nuevas oportunidades y libertades para continuar mi crecimiento en todo aspecto. De las cosas que Constitution_We_the_Peoplemás me gustan y respeto de este país es el cómo se formó. Esa esencia donde el respeto a la libertad de creencias, y el respeto a las leyes son principios fundamentales, entre muchos otros el “We the people” (Nosotros el pueblo).

Desafortunadamente la experiencia de millones de inmigrantes en este país, no se compara con mi experiencia como inmigrante. Muchos confrontan abuso y explotación; las familias están siendo separadas, y viven con miedo a ser deportados. Estas familias como la mía, estamos aquí con sueños de ofrecer un mejor futuro para nuestros hijos. Las familias indocumentadas apenas pueden satisfacer las necesidades básicas de sus hijos y el estrés con el que viven ejerce presión en sus relaciones haciendo a veces difícil tener relaciones amorosas y saludables. Nuestro sistema de inmigración es un sistema que no funciona correctamente, simple y llanamente necesita ser reparado o reinventado.

El Presidente Obama, el mes pasado, emitió una orden ejecutiva donde una gran mayoría de inmigrantes que no han tenido la opción de legalizar su estadía en este país puedan hacerlo y así dejar de vivir con el miedo a ser deportados. Con esto, pienso que el Presidente está retomando los principios fundamentales con los que se fundó este país.

La orden ejecutiva es un pequeño paso, un pequeño comienzo de algo que puede convertirse en un verdadero cambio. Es la oportunidad de unirnos y hacer de los Estados Unidos un país aún más rico de lo que ya es. Todos podemos tener creencias y culturas diferentes sin perder nuestra individualidad. Dejemos a un lado el racismo, los prejuicios, y la necesidad de que las cosas tengan que verse de una sola manera.  Cada uno de nosotros tiene un papel importante que ejercer para que este cambio se dé en su plenitud. No nos olvidemos que aquellos que se encargan de aprobar las leyes y hacer este cambio trabajan para nosotros. Vamos a continuar a lo que el Presidente Obama nos hizo favor de iniciar.

****

The United States has been my home for the past 14 years. It is the country of my son, the place that gave me the opportunity to reinvent myself, to start a new phase in my life, to grow professionally. This country welcomed me with open arms and every day gives me new opportunities and the freedom to continue my growth in every aspect. The thing that I like most and respect about this country is how it was formed, with a foundation of respect for freedom of beliefs and respect for the law as fundamental principles. “We the people.”

Unfortunately the experiences of millions of immigrants in this country do not match mine. Many face abuse and exploitation, are separated from their families, and live in fear of being deported. These families, like mine, are here with dreams of providing better futures for their children. But when families are undocumented, they can barely meet their children’s basic needs. This stress puts pressure on their relationships making it sometimes difficult to have loving and healthy relationships. Our immigration system is a system that does not work correctly, quite simply it needs to be repaired or reinvented.

Last month President Obama issued an executive order that allows a large majority of immigrants who previously did not have the option to legalize their stay to now do so and stop living in fear of being deported. By doing this I feel the president is returning to the fundamental principles on which this country was founded.

This executive order is a small step, a small beginning of something that can become a real change. It is an opportunity to unite us and make the United States an even richer country than it is already. We all can have diverse beliefs and cultures without losing our individuality. Let’s leave aside racism, prejudice, and the need for things to look alike and be just  one way. Each of us has an important role to play in order for this change to happen. Let’s not forget that the people responsible for passing laws and making these changes work for us. Let’s continue what President Obama has started.