Permitiendo a otros dirigir el camino (Letting others lead the way)

El año pasado, tuve la oportunidad de trabajar con un grupo de trabajadores agrícolas inmigrantes latinos para crear una novela corta para la radio que crearía conciencia sobre la violencia sexual en los campos.

Todo el proyecto fue una gran experiencia de aprendizaje para mí. Me dí cuenta de que yo estaba allí para de verdad escuchar, ser una aliada, y dejar que ellos dirigieran éste proyecto. Me volví muy consciente de que si mi organización quería hacer algo útil y eficaz, tenía que permitirle a este grupo enseñarnos lo que se necesitaba para desarrollar un buen mensaje.

Después de muchas largas conversaciones sobre las necesidades de su comunidad, éste increíble grupo de hombres creó un mensaje de solidaridad y de paz declarando que la violencia sexual no es aceptable bajo ninguna condición.

Este proyecto fue el ejemplo perfecto de una buena colaboración. Las intercesoras de varios programas rurales de violencia doméstica nos ofrecieron sus comentarios y el conocimiento para iniciar esta conversación. Después, un grupo de hombres salieron de su zona de confort, abrieron sus corazones, y nos dieron la oportunidad de aprender de ellos y con ellos.

Este es el resultado de su proyecto, su visión, y su creatividad: una novela corta de radio en español con un manual de cómo poderla utilizar para crear conciencia sobre la violencia sexual en los campos. Es también una invitación a otros trabajadores agrícolas a ser parte de poner fin a la violencia contra las mujeres.

****

Last year, I had the opportunity to work with a group of Latino immigrant farmworkers to create a radio novela that would bring awareness of sexual violence in the fields.

The whole project was a great learning experience for me. I realized that I was there to really listen, be an ally, and let them lead the project. I became very aware that if my organization wanted to do something useful and powerful, I needed to step out of the way and let this group teach us what was needed to get a good message across.

After many long conversations about their community’s needs, this amazing group of men created a message of solidarity and peace that clearly conveyed that sexual violence is not acceptable under any conditions.

This project was the perfect example of collaborative work. Advocates from many different rural domestic violence programs provided their input and knowledge on how to initiate the conversation. Then, a group of men stepped out of their comfort zone, opened their hearts, and gave us the opportunity to learn from and with them.

Here is the result of their project, their vision, and their creativity: a radio novela in Spanish with a manual on how it can be used to create awareness of sexual violence in the fields. It is also an invitation to other male farmworkers to be a part of ending violence against women.